ACTO DEL 24 DE MARZO

Colinas Verdes gritó fuerte “Nunca Más”

Durante las jornadas del 29 y 30 de marzo, sexto año Sociales llevó adelante una obra de teatro ciego en conmemoración del 46° aniversario del inicio de la última dictadura militar que dio comienzo al autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional”, en el marco del acto por el día nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia. 

Fueron jornadas movilizantes en el nivel secundario de Colinas Verdes. Un aula totalmente oscurecida por la que circularon todos los grupos de estudiantes, docentes y auxiliares, el patio de la escuela colmado de diferentes talleres de reflexión, y un grito de “Nunca más” que se repetía al cierre de cada función y se expandía por toda la institución.

Todo el trabajo fue organizado y llevado adelante por el grupo de sexto año sociales, que junto a la profesora Patricia Salvatierra y el profesor Matías Aragone, decidió continuar un trabajo que había comenzado allá por 2018 cuando cursaba su segundo año en el secundario. De este modo, el teatro ciego fue el resultado de un proceso de investigación y preparación que atravesó la trayectoria educativa de este grupo a lo largo de toda su cursada en esta escuela.

La experiencia teatral se desarrolló luego de un minucioso trabajo de investigación que se fue desplegando y complejizando a lo largo de los años, mientras que a su vez el grupo trabajó de manera quirúrgica y profesional cada segundo de la obra, intentando encontrar el movimiento, el sonido y el perfume exacto para cada momento de la función. 

Una vez cruzado el umbral del teatro montado en la escuela, los espectadores y las espectadoras se entregaron a vivir la experiencia. Formaciones militares que circulan por el espacio, un repique de tambores que genera un clima de tensión, un pueblo sobresaltado por el terror y un mundial que se entrecruza; gritos de madres desesperadas y una alarma de confusión que se transforma en lucha y esperanza de una prometida democracia fueron algunas de las sensaciones que la obra dejó en el público. 

La consecuencia fue la vivencia de una experiencia única que, a partir de la anulación del sentido de la vista, les permitió agudizar sus otros sentidos y percibir el contundente mensaje con todo su cuerpo.

La obra fue un éxito logrando sensibilizar a toda persona que pasaba por ella, quienes antes y después se dieron un momento para dialogar, profundizar en el debate, en la reflexión y en el compromiso de seguir teniendo Memoria, de actuar por encontrar la Verdad y luchar por la Justicia.